Aysén fue moldeada por la potencia de la naturaleza, origen de su fantástica diversidad de pampas abiertas a territorios de bosques impenetrables, glaciares que caen lentamente hacia el mar reflejando el azul de sus aguas, tumultuosos ríos que cruzan los valles hasta la costa o que se pierden plácidamente hacia la pampa, innumerables canales que se dirigen sin rumbo definido hacia las miles de islas que conforman el litoral o se adentran hacia tierra firme. Esta fisonomía única es producto de los movimientos tectónicos, la presión de los glaciares y la actividad volcánica, que formaron las caprichosas formas de la naturaleza aysenina.

Costa
El litoral, con sus innumerables islas, canales, fiordos y la presencia continua de Los Andes que corren paralelo a la costa, conforma uno de los lugares más silvestres de la Tierra, con miles de canales, islas e islotes que se estrechan y amplían en caprichosas formas, creando un mundo de rica biodiversidad, enormes arboles, grandes helechos y una fauna que muchas veces despierta más curiosidad que intranquilidad en los pocos visitantes que se internan en este ambiente.

 

Andes patagónicos
El Monte San Valentín con sus 4.058 metros es el de mayor altitud y está ubicado en el límite superior de Campos de Hielo Norte. Le sigue el Monte San Lorenzo con 3.706 metros, cerca de Cochrane hacia la frontera con Argentina. El Cerro Castillo, un hermoso icono de la Región de Aysén, presenta una altitud de 2.675 metros y destaca por sus formas que asemejan construcciones medievales, rodeado de montañas más pequeñas en formas de torreones. El Volcán Hudson, famoso por sus erupciones que incluso han cambiado la fisonomía de los valles adyacentes, tiene 2.600 metros y está ubicado al noreste del nacimiento de Río Ibáñez, que a su vez desemboca en el Lago General Carrera. En el norte de la región destaca una serie de volcanes como el Maca de 2.960 metros cercano a Puerto Aguirre, el Melimoyu, de 2.400 metros cerca de Puyuhuapi y el Mentolat de 1.660 metros ubicado en la Isla Magdalena.

Ventisqueros y glaciares
Los ventisqueros son lugares en altura donde se conserva hielo y nieve que no logran ser derretidos por el calor del verano. Los más importantes ventisqueros en Aysén son definidos en base a su extensión o ubicación extraordinaria. Desde el Ventisquero San Rafael se desprenden hielos que caen hacia la laguna del mismo nombre. En cambio el Ventisquero Colgante Queulat ubicado en la zona norte de Aysén, es una formidable formación que cuelga de la hendidura de la montaña, formando una preciosa postal posible de apreciar desde la Carretera Austral. Glaciar es definido como una gran masa de hielo que se desliza lentamente desde la montaña por acción de la gravedad y que va erosionando su entorno, como por ejemplo el Glaciar Exploradores que desciende desde el Cerro San Valentín hacia Campos de Hielo Norte, o como el Glaciar O'Higgins con paredes de hielo de hasta 60 metros de altura ubicado en los Campos de Hielo Sur.

Campos de hielo
En el territorio de Aysén se ubican grandes extensiones de hielo que conforman territorios permanentemente asolados por el rigor intenso de la naturaleza, solo comparable a otras regiones extremas del planeta. Para internarse en estos campos se debe ser parte de una expedición bien organizada, a cargo de guías expertos. Por esta razón la mayoría de los visitantes solo tienen un atisbo de esta inmensidad blanca, desde sus límites o en algunos casos navegando desde la costa. Campos de Hielo Norte está ubicado enteramente en la región, casi paralelo al Lago General Carrera, en cambio Campos de Hielo Sur comienza cerca de Villa O´Higgins y termina en la Región de Magallanes a la altura de Puerto Natales.

Ríos y lagos
Los ríos poseen un gran caudal debido al deshielo, las continuas precipitaciones y trayectos cortos que bajan violentamente desde la cordillera al mar, corriendo encajonados por los valles ayseninos. Los principales sistemas hidrográficos los forman los ríos Palena, Cisnes y Aysén con sus cuencas transandinas, a las que se les suman el Bravo, Pascua, y el Baker, el más caudaloso de Chile. Este río nace en el Lago Bertrand, un lago pequeño conectando a través de un caudaloso tramo de agua al Lago General Carrera, el más grande de Chile.

Los lagos de la Región de Aysén son de una singular belleza, enmarcados en ambientes especiales y únicos. Existen lagos como el Elizalde, La Paloma y Atravesado, rodeados de una densa vegetación, montañas y vertientes que aumentan el protagonismo del agua y el verde. Los lagos cerca de Puerto Cisnes y Puyuhuapi están ubicados cercanos a la costa, tanto que a veces se confunden con los canales que se internan desde el mar hacia el interior, como los lagos Risopatrón y Rosselot. Una gran cantidad de pequeños lagos y lagunas están ubicados hacia la frontera, en un entorno pampeano de vegetación rala. Estos lagos presentan gran diversidad de vida silvestre, especialmente aves. Algunos de ellos están ubicados en la cercanías de Coyhaique, como los lagos Póllux y Castor y las lagunas Escondida y El Toro. En el área del Río Ñirihuao existen pequeñas lagunas, donde comúnmente aves como avutardas, cisnes y flamencos tienen su lugar de residencia o nidificación en verano.

 

 

Pampas
El paisaje de pampas en Aysén se concentra a la altura de Balmaceda, Coyhaique y Ñirihuao, conformando un territorio espléndido, lleno de colorido y misticismo, donde la sensación de amplitud domina el horizonte. Estas áreas son las últimas estribaciones de la enorme pampa argentina que se interna hacia Chile, diluyéndose casi imperceptiblemente en los grandes bosques y montañas de Aysén, originando curiosos cambios paisajísticos. Por ejemplo, si se viaja desde la frontera hacia el interior, inicialmente el paisaje es totalmente pampeano con grandes extensiones de coironales, donde dominan el gris y el ocre, complementado con nubes de un blanco intenso sobre un cielo de azul profundo. Conforme se avanza hacia el interior, se observa una vegetación achaparrada por el viento, con lugares donde el agua se apoza, creando lagunas de rica vida acuática, rodeadas de pastos de verde intenso. Posteriormente los arboles empiezan a ser más grandes formando los primeros bosques de Aysén.